Posts Tagged Software

Mi historia de la tecnología y la informática (I)

Normalmente, cuando se habla de la “historia de la informática” se suele asociar a la historia de los grandes acontecimientos desde sus inicios y que han ido marcando las diferentes etapas en su evolución, pero los que la hemos vivido durante 34 años desde una óptica de “persona de a pie”, tenemos también nuestra propia versión de esa historia.

Esa versión personal es la que voy a relatar en unos pocos episodios, el primero de los cuales es este. Es muy probable que para una mayoría importante de las personas que leen actualmente en los blogs algunos términos no les suenen mucho, sobre todo en este primer relato, pues algunos aun no habrían nacido o irían gateando, ya que la generación informática más importante en este país se ha generado a partir de los nacidos a finales de los 70, primeros de los 80.

Mi primer contacto con el mundo de la informática fue, como ya he dicho, hace 34 años. Fue un contacto breve y muy platónico, como cuando ves pasar una chica o un chico (dependiendo de tus gustos) de esos que te cala hasta lo más hondo, pero no sabes nada de el/ella.

Hasta entonces, que tenía 16 años, no tenía absolutamente ningún conocimiento sobre lo que era la informática y, casi, ni había oido hablar de ella. Era justo el año 1975, el año en que se fundaba Microsoft. Ese año encontré mi primer empleo en una empresa de distribución de alimentos a nivel nacional, en cuyas oficinas centrales disponían de un, entonces, moderno sistema de computadoras, que funcionaban mediante cintas perforadas. Como yo había entrado como auxiliar administrativo y las grandes máquinas estaban en una sala refrigerada jamás pude acceder a verlas de cerca, pero a través de las puertas de cristal que servían para acceder al interior del recinto no dejé de admirar aquellos grandes y enormes aparatos que comían ingentes cantidades de tira de papel con agujeritos, durante los 8 meses que trabajé en la empresa.

Fue tal la impresión que causaron en mi que averigué como podía cambiar de especialización, para ser “informático” en lugar de administrativo. Me fue del todo imposible, solo había dos sitios entonces en Catalunya donde se pudiese estudiar informática, uno era el CCS (Centro de Cálculo de Sabadell) centro privado y muy caro, fuera de toda posibilidad económica por mi parte, y el otro era la Universidad Laboral de Tarragona, muy lejos de donde vivía y que se me escapó también la oportunidad, pues yo tenía que trabajar de día y estudiar de noche y esto no lo podía hacer en la ULT.

Aparcadas de momento mis ilusiones, seguí en el mundo administrativo manejando papeles, pues las empresas pequeñas para las que trabajé en los 3 años siguientes no manejaban equipos ni sistemas computarizados. En el año 1978 tuve que ausentarme del mundo laboral por la “… mili” y cuando regresé, a finales del 79, la última empresa donde había trabajado había cerrado sus puertas. En mi nueva situación de parado volví al ataque con el mundo de la informática.

En esos 4 años había evolucionado muchísimo, habían nacido ya los primeros ordenadores personales (PC) aún muy lejos de estar al alcance de cualquiera, pero tuve la suerte de conocer a un empresario pionero y con visión de futuro que se había instalado cerca de mi casa con el objetivo de empezar a vender ese tipo de ordenadores, carísimos, con muy poco mercado y, para ir sobreviviendo daba clases de informática en la “trastienda”. Con él empecé a familiarizarme con el nuevo mundo que se nos venía encima.

Solo éramos tres alumnos que íbamos todos los días de 5 a 8 de la tarde a aprender y eso nos iba muy bien porqué el “profe “ nos prestaba mucha atención y dedicación. Durante todo el 1980 y 81, fui familiarizándome con el lenguaje informático de usuario, que era nuestro objetivo, hasta que el hombre se convirtió en distribuidor del recién aparecido IBM-PC, a principios del 82. El aluvión de trabajo que le vino debido a su nueva condición nos obligó a suspender las clases, aunque no dejé de ir pasando, casi a diario por su negocio, para ir enterándome de como funcionaba aquel primer ordenador personal de gran éxito comercial.

Mis primeros conocimientos de informática fueron acerca del sistema operativo DOS, pero no el de MS sinó de otra marca, llamada DR-DOS (Digital Research-DOS), que en el fondo era lo mismo. También había iniciado mis primeros pinitos en el lenguaje BASIC, sobre todo para crear ficheros de rutina tipo BAT. Aunque profesionalmente no sería hasta el año 1983 que empezaría a tomar contacto físico con los ordenadores, a raíz de entrar a trabajar en una entidad bancaria pionera, en su momento, en la implantación de los sistemas de teleproceso. Aunque mis funciones en la misma seguían siendo administrativas, la libertad de acción que me suponía tener las tardes libres, añadido al encuentro con un antiguo compañero de estudios que se había instalado en mi pequeña ciudad con un comercio de ordenadores y juegos para “commodore” y “apple” que además también daba cursos de informática, iba a ser decisiva para mi futuro en el mundo de los ordenadores.

Dejar un comentario

Software pre-instalado; una bofetada a la libertad de los consumidores

“Señor fabricante, no decida por mi” sería una petición generalizada para aquellos que en su afán de negociar y hacerse de supuestas alianzas estratégicas de mercado [mafias, por no llamarles de otro modo] deciden hacer y deshacer con el software que muchos de los consumidores ni queremos, ni sabemos utilizar en el peor de los casos. Esto es tan sencillo de comprender como en el caso de una pizza, no puede venir el dueño de la pizzería y darnos algo que no le pedimos, en nombre del progreso la innovación y quién sabe que otro tipo de excusas, si quiero una pizza de champiñones, es precisamente eso lo que espero de la persona a la que se la estoy comprando con mi dinero.


Muchas compañías y empresas se llenan la boca de su preocupación por una satisfacción total al cliente, sin embargo a la hora de prestar un servicio adecuado, obvian un pequeño detalle [por su puesto que de manera consciente] al vender equipos de computación con software pre-instalado, obligando al cliente, a utilizar algo que en primer lugar no pidió y que sin duda alguna incide en el precio de lo que se está obteniendo.

El colmo de esto resulta cuando muchas empresa se niegan a vender el equipo sin sistema operativo por ejemplo, por el “temor” a incurrir en piratería y que la gente se las arregle sola para encontrar el que ellos prefieren [indiferentemente si se trata de Windows, Linux o “Mac“] manifestando entonces, una actitud poco ética en materia de mercadeo, al no presentar opciones [¡por que las hay!] al cliente que muy amablemente lleva su dinero a dichos establecimientos, tratándole como a un ignorante e incapáz.

Uno de los casos más frecuentes en mi establecimiento es que han sido varias las veces que la gente ha venido desesperada por no saber que hacer con el Windows Vista [por que no lo entiende, no le gusta o prefiere el XP] y me piden que lo traslade a la versión que más ha gustado entre el público [obviamente el mío] hasta este momento, Windows XP. Resulta que la gente se las tiene que arreglar para utilizar el equipo que más les gusta [mayormente en las lap tops] y pasar toda una odisea para encontrar los drivers y demás componentes que las empresas que distribuyen el equipo y el hardware se niegan a proveer de manera gratuita como si ocurre con el software pre-instalado.

Resulta una total verguenza que en ocasiones los drivers [o controladores] del equipo que deberían estar disponibles y al alcnace de los clientes no aparezcan disponibles para otros sistemas operativos en las páginas de los distribuidores y si en páginas que cobran por el uso de los mismos [concretamente me ocurrió con unas Presario] y en otros casos sencillamente se pierden algunas herramientas útiles porque a los fabricantes no se les da la gana facilitar los controladores.

Como éste supongo que habrán miles de ejemplos más, y prefiero poner en la conciencia tan sólo un pequeño detalle: Si en cosas tan pequeñas, estas empresas y fabricantes se toman la libertad de escoger por los consumidores, ¿Dónde queda ese servicio al cliente del que tanto se habla hoy en día?

Quizá seamos los consumidores también, quienes desconozcamos nuestros derechos y facilitemos que esta gente se haga de sumas importantes de dinero a costa de las libertades de los demás. Supongo que no será le primera ni la última vez que se toque el tema de los derechos de los consumidores respecto al software privativo y pre-instalado, pero habría que ser constantes en la denuncia de este tipo de atrocidades.

Por último, un día me dirigí a un establecimiento a preguntar sobre el precio de una computadora para mi negocio, y al preguntar al dependiente sobre el precio de una en específico, pero sin sistema operativo, recuerdo que sonrió de modo sarcástico y me dijo: Acá no vendemos computadoras sin sistema operativo… seguidamente le agradecí su tiempo y me marché indignado de ese lugar al que nunca más regresé.

Moraleja: A muchos les parece estar prestando un servicio de calidad al vender ordenadores y equipo con el software más moderno del mercado, pero olvidan que quienes dan el dinero y compran a lo mejor tienen otras preferencias, y sencillamente, les importa un alfiler.

Fuente: http://dividiendoentrecero.blogspot.com/2009/03/software-pre-instalado-una-bofetada-la.html

Dejar un comentario

El software pirata nos afecta a todos (y para mal, por cierto)

Por Fernando Acero

Muchos usuarios consideran, erróneamente por cierto, que todo el software es gratis, descargable y copiable, y eso afecta de forma muy negativa tanto a las empresas de software privativo como a las empresas de software libre. En ambos casos se pierden jugosos contratos y ventas, con la excusa por parte de algunos usuarios, sobre todo corporativos, de que ya tienen cubiertas todas sus necesidades de software y por desgracia, en muchas ocasiones, han logrado cubrir esas necesidades usando software privativo ilegal…

Puede que a esta tendencia también colabore, de alguna forma, la casi imposibilidad manifiesta de encontrar en el mercado ordenadores que no vengan con una determinada y conocida plataforma tecnológica preinstalada de serie, a pesar de la opinión de los expertos, que hablan de abrir el mercado a otras alternativas. Lo que colabora de forma decisiva a un monopolio de facto y a una práctica “monocultura” informática, en empresas, hogares y Administraciones Públicas. En esta situación, que algunos consideramos cuanto menos dudosa cara a los consumidores, puede que muchos usuarios piensen, equivocadamente por cierto, que “ya que tengo la licencia de este sistema operativo y la he pagado casi obligatoriamente, incluso dos veces, si quiero hacer el downgrade desde Vista a XP, intentaré rentabilizarla al máximo”.

Es posible, que con este falaz argumento en mente, los usuarios deseen atiborrar su flamante ordenador, como enfermizos Diógenes Digitales, de cientos de programas privativos e ilegales, especialmente diseñados para dicho sistema operativo mayoritario, los necesiten, o no los necesiten realmente para su trabajo. Lo curioso, es que en muchos casos, logran ese malsano deseo incluso antes de sacar el ordenador de la tienda. Colaborando el vendedor a este círculo vicioso, mediante la promesa, o el compromiso, de instalar software privativo ilegal, como un argumento más para la venta del producto. Al fin y al cabo, no les cuesta ni un duro, ni al vendedor, ni al usuario. Es decir, les cuesta lo mismo, instalar uno, que cientos de programas y tanto la ausencia de sensación de delito, sobre todo, por parte del usuario, como los amplios discos duros actuales, se lo permiten sin estrecheces.

Está claro que no todo el software privativo pirata instalado en un ordenador se traduce en una “no compra de la correspondiente licencia”, de hecho, en muchos casos se instalan los programas, se necesiten o no realmente, ya que se perciben como gratis, o como regalo, al igual que otros programas que vienen pre-instalados legalmente en los ordenadores. Pero no se trata de una necesidad real de utilizarlos por parte de los usuarios, situación a la que podemos aplicar la ley de Pareto. Del 100% de los programas ilegales instalados, la mayoría de los usuarios es muy probable que realmente usen y necesiten un 20% de ellos. Lo que es evidente, es que estos usuarios no pagarían por ese 80% restante de programas ilegales que tienen instalados en sus ordenadores, si tuvieran que hacerlo obligatoriamente. En todo caso, pagarían por el 20% que sí necesitan realmente, o se pasarían directamente al software libre, por lo que tampoco se deben falsear las estadísticas con cifras infladas. Pero sin duda, esta práctica, desgraciadamente muy extendida en nuestra querida España, hace daño y mucho, tanto a las empresas de software privativo, como a las de software libre, como hemos dicho al principio. Recordemos aquí algo importante, el software privativo, incluidos los juegos, no es como la música, no existe ningún derecho a copia privada del mismo, con o sin ánimo de lucro ni canon que valga, simplemente es ilegal su copia.

Siempre he pensado que si todos los usuarios tuvieran que pagar religiosamente, por el software privativo pirata que tienen instalados en sus ordenadores, incluso considerando solamente aquel que usan realmente como necesidad en su vida diaria, el software libre tendría una mayor cuota de mercado y uso a todos los niveles de la sociedad y a las pruebas me remito. Lo cierto es que con el software libre estarían cubiertas al 100% las necesidades de la mayoría de los usuarios corporativos, domésticos y de la Administración y lo que es más interesante, de forma legal y con un precio mucho más competitivo, que con sus contrapartidas privativas basadas en onerosas licencias recurrentes en el tiempo. Esta última afirmación nada banal por cierto, debería ser más que interesante en tiempos de crisis y de hecho, el software libre se está imponiendo, tímidamente, sin prisas, pero sin pausas, sobre todo, en las Administraciones Públicas españolas y éste es un proceso que se está acelerando con la crisis económica.

En estos momentos de crisis, el paradigma está cambiando de forma radical en el mercado del software, sobre todo, cuando nos movemos en la legalidad estricta y no contamos con la evidente distorsión del mercado que provoca la presencia del software privativo ilegal en los ordenadores de los hogares, empresas y algunas Administraciones, que afortunadamente son pocas y cada vez menos, por ello el mayor impacto del Software Libre que en otros sectores, en los que la piratería está más extendida. El Software Libre, lejos de ser una alternativa más a considerar, se está convirtiendo en la única económicamente viable, si se desea poder acometer con éxito muchos proyectos de las Administraciones Públicas, en los que el precio es algo crítico.

Por otra parte, el Software Libre, como bien dicen los expertos desde hace años, añadiría a los contratos públicos transparencia, eficacia, economía y una sensación de buen hacer por parte de los responsables públicos, que se agradecería y mucho, ante los escándalos de corrupción y dispendio público, de complicada o dudosa justificación, que saltan por doquier sobre esta piel de toro.

Afortunadamente y para corroborar esas bondades del Software Libre en la Administración y que por cierto, no son pocas, cada día aparecen más noticias como esta, que nos llenan de esperanza. En este caso se trata de Holanda, país que ha apostado seriamente por el software libre en sus Administraciones Públicas, en el que ha diseñado una moneda de 5 euros usando exclusivamente software libre y por cierto, el diseño no tiene nada que envidiar a otros que se pudieran haber hecho usando un caro y sofisticado software privativo, de hecho, se ha calificado de “increíble” por los expertos. Holanda, con la decisión de usar de forma exclusiva estándares abiertos y software libre en sus Administraciones Públicas, también provocó que la OTAN aceptase el formato Open Document Format (ISO 26300 desde el 30 de noviembre de 2006), como estándar en la arquitectura técnica de referencia, que deben usar los países aliados para comunicarse entre ellos y que elabora la Agencia NC3TA.

Pero el uso ilegal del software privativo también tiene sus problemas y sus castigos y la Ley suele actuar en estos casos con rigor, aunque por desgracia no todas las veces que debiera. Pero nos debemos convencer de que hay actitudes que no valen la pena, sobre todo, cuando hay una alternativa legal, libre y económica, que en este momento no es mejor, ni peor que la privativa legal, simplemente es diferente y se llama Software Libre.

Remito a una noticia aparecida recientemente en el diario 20 Minutos, que habla de eso precisamente, de crimen y castigo, y que considero importante que se conozca como camino a la reflexión sobre todo este asunto.

Me pregunto, sabiendo lo que se sabe sobre el software libre ¿qué necesidad hay de todo esto?

“Copyleft 2008 Fernando Acero Martí­n. Verbatim copying, translation and distribution of this entire article is permitted in any digital medium, provided this notice is preserved”.

Fuente: http://www.kriptopolis.org/software-pirata-perjudica-a-todos

Dejar un comentario

E-books para todos I

Aquí les dejo algunos ebooks.

Comandos básicos en gimp gimp01.pdf. (7 pág.)(esp)

Para bloquear los dispositivos USB pero sin hacerlo con los de otra índole, por ejemplo teclados, el ratón, la impresora, web cam… Seguid GuiaUSBLock.pdf. (14 pág.)(esp)

Este manual de usuario de gimp, es completísimo gimp-manual-usuario.pdf. (668 pág.)(esp)

Para practicar un poco de SEO un excelente manual que nos expone las esencias del SEO y algo mas guia_optimizacion_motores_busqueda.pdf. (24 pág.)(esp)

Aprender a usar la suite OpenOffice para usuarios OpenOffice-usuario.pdf. (20 pág.)(esp)

Tienes un Windows lento? Con este ebook podremos mejorar la velocidad del Windows Acelerando Windows XP – Español – 60 Pages.pdf. (pág 60)(esp)

Nuevo con el sistema GNU/Linux? problemas? con esta introducción podrán entender lo mas básico del sistema GNU/Linux, 1-Introduccion_a_GnuLinux.pdf. (20 pág.)(esp)

Aprender a instalar software de modo desatendido instalacion_de_software_desatendido.pdf. (18 pág.)(esp)

Conocies alguno mas de bueno? Aportadlo!

Dejar un comentario

Venta de software 2.0

Lo gratis es el negocio del futuro, si eres un buen apóstol de lo gratis serás un buen economista.
El modelo económico del futuro está basado en lo gratis.

Antes era requerido una alta demanda para que un producto fuera viable ya que los costos eran muy grandes, debido a esta causa se crearon los bestsellers, superproducciones, superéxitos… Ahora con internet esto ha cambiado. En el mundo on-line se puede ofrecer una mayor cantidad de música que en una tienda de discos convencional.
Según la ley del “Pareto” un establecimiento donde, por ejemplo, venden CD de música sólo el 20% de los títulos genera el 80% de las ganancias mientras que el otro 20% es de una lista infinitamente larga. Y con esos CD que no se venden fácilmente se genera un stock que ocupa sitio y no es rentable. Se debe justificar su almacenaje con una venta mínima.

La ventaja es que en internet los costos de almacenaje son mínimos y los de distribución apenas existen. Cómo consecuencia se vuelve mucho mas rentable de un modo sorprendente.

Cualquier web que no venda sueréxitos produce un volumen de beneficios impresionante que algunas discográficas que mueven masas desearían conseguir. Ya que se diversifican los gustos y acoje a un público mucho más amplio.

Los éxitos globales siempre existirán, cualquier tontería colgada en el youtube tiene su público.

Hay muchos tipos de negocio de lo gratis.

Lo mas fácil seria seguir el modelo de la televisión y la radio que para el consumidor son gratuitas, pero so obtiene el dinero de una tercera persona.

Otra manera es regalar el 90% del producto y vender el 10% que seria una versión mejorada, aunque solo fuese una pequeña parte de de los consumidores. En vez de regalar el 1% del producto y vender el 99% hagámoslo al revés, regalemos el 99% y vendamos el 1%.
Esto es la gracia de los productos digitales, ya que el coste marginal es cercano a 0. Lo que regalas a penas te cuesta nada y te permite alcanzar un mercado enorme, po lo tanto el 1% que vendes puede ser una cifra enormemente grande. Solo funciona a grande escala ya que el 5% de 100 es poco, pero un 5% de un millón de personas quizás ya es algo mas. Un pequeño porcentaje de un gran número es un gran número. En internet no te cuesta nada alcanzar una enorme masa de usuarios potenciales.

Lo gratis no es un negocio en sí, sino que es un marqueting de coste prácticamente 0 para cualquier empresa.

Pero si tienes un producto gratuito y una mejorada, que ofrezca mas cosas, de todo el mundo pocos pagaran por ella pero ya serán muchos.

La piratería es un hecho y no se puede evitar. Cada vez se tiende a la libre propiedad intelectual, se tiende al software libre.

Esta teoria es llamada “The long tail”, la curba de la oferta y la demanda ha cambíado para siempre. Antes era una campana, ahora es una larga linea de millones de consumidores de productos minoritarios. Los superventas han muerto.

Dejar un comentario